UN LLAMADO A TERMINAR LA CARENCIA DEL EVANGELIO

Jesús dijo: “Yo soy el camino, y la verdad, y la vida” (Juan 14: 6).

Tú y yo hemos experimentado la vida abundante que proviene de escuchar el Evangelio de Jesucristo y confiar en Él como nuestro Señor y Salvador. De todos los regalos que hemos recibido, la oportunidad de escuchar y responder al Evangelio de Jesucristo es, por mucho, el regalo más grande. . . Y es el Único regalo que determina nuestro hogar eterno.

Si bien muchos de nosotros vivimos en lugares donde se predica el Evangelio, y existen infinitas oportunidades para escuchar las Buenas Nuevas, muchas personas que hoy viven no han tenido la oportunidad de escuchar y responder. Viven en una forma de pobreza… La carencia del evangelio.

La pobreza se define como la falta de provisión para el bienestar y, en general, se ha relacionado con la falta de elementos materiales (alimentos, refugio, agua, etc.), aquellas cosas necesarias para mantener la vida. Si buscamos en Google “Pobreza del Evangelio”, encontraremos que se refiere principalmente a hacer un voto de pobreza material en nombre del Evangelio, o vivir una vida simple.

Pero ahora consideremos una nueva definición, que la pobreza del Evangelio en realidad es una carencia y es la falta de oportunidades para escuchar y responder al Evangelio de Jesucristo. Si bien la comida, el refugio y el agua son necesarios para sostener nuestra vida temporal en la Tierra, solo Jesús puede ofrecernos vida abundante ahora y vida eterna en el Cielo.

Afortunadamente, se han logrado grandes avances a lo largo de los años para reducir muchas formas de pobreza, como la pobreza material, el analfabetismo y la buena atención médica para los niños. El porcentaje de la población mundial que vive en esas formas de pobreza fue una vez más alto que el porcentaje de la población mundial que vive hoy en la carencia del Evangelio. Ahora la relación se ha invertido…

Aunque a nivel mundial la carencia del Evangelio se redujo constantemente a través de los siglos; en los últimos años se ha mantenido constante en 28 por ciento, ahora es más alta que los niveles de pobreza (10 por ciento), analfabetismo (15 por ciento) y la tasa de mortalidad infantil (5 por ciento). Estas otras áreas de pobreza material se han reducido a través de iniciativas sostenibles altamente efectivas, con muchos recursos y altamente enfocadas. Lo mismo se requerirá para reducir y acabar con la carencia del Evangelio.

Acabar con la carencia del Evangelio es un gran desafío: 2.100 millones de personas y en constante crecimiento.

Creo que la carencia del Evangelio es la injusticia más grande que existe en nuestro mundo actual porque es el único factor en la vida de un individuo que determina el destino de su eternidad. Para las 41.000 madres, padres, hijas, hijos, hermanas, hermanos, esposos y esposas que han muerto hoy sin escuchar el Evangelio de Jesucristo, el largo arco de la eternidad ya ha comenzado. . . y vivirán separados del amor de Dios para siempre.

Por favor, comprendamos que esto no se trata de un nuevo eslogan, sino de una llamada para un enfoque renovado. Cuando reflexiono sobre la falta de progreso que hemos logrado en los últimos años me pregunto, ¿Hemos perdido en la Iglesia nuestra pasión por llevar el Evangelio a todas las naciones?

En Haggai International, deseamos alentar, colaborar y asociarnos con hombres, mujeres y otros ministerios que tengan nuestro mismo llamado, para poner fin a la carencia del Evangelio. Esta carencia solo se erradicará cuando cada persona en el planeta haya tenido la oportunidad de escuchar y responder al Evangelio, cuando los 2.100 millones se vuelvan cero.

Imagine . . . Nuestro mundo sigue creciendo en la oscuridad. Familias separadas por la persecución. Millones de personas que huyen de sus hogares y de sus naciones debido a la corrupción y la violencia.

Ahora imagine un mundo donde el evangelio de Jesucristo haya traído la redención. ¡La esperanza restaurada, familias unidas, comunidades prósperas y naciones transformadas!

Bev Upton
CEO Haggai International